Cestos

Cestos

Castelsardo es famosa en todo el mundo por la producción artesanal de cestos. No es raro ver en las calles del pueblo mujeres trenzando cestos de color, o

Castelsardo es famosa en todo el mundo por la producción artesanal de cestos.
No es raro ver en las calles del pueblo mujeres trenzando cestos de color, o pescadores tejiendo nasas, la trampa que se sumerge hasta el fondo del mar para pescar crustáceos.
La producción local de cestos se distingue por sus formas y elementos decorativos variados: característicos de Castelsardo son los cestos con los bordes muy bajos utilizados en la elaboración del pan, o los coffinus utilizados para los pasteles. Las grandes cestas con forma cilíndrica, de saco o de odre, se utilizan como porta-paraguas, porta-revistas o para la ropa blanca. Otros cestos tienen una función meramente ornamental, come centro de mesa, salvamanteles o para ser colgados en las paredes, donde decoran y rememoran las tradiciones locales.
Los cestos son de los primeros objetos que adornan la vida familiar. Junto a las cerámicas, nacen ya con las primeras comunidades primitivas, y han seguido la evolución de la especie humana a lo largo de los siglos, sin variar sustancialmente ni su estructura ni su uso. Los actuales modelos no son los que utilizaban los primeros habitantes de la isla, pues la producción actual se ha ido adecuando a las exigencias de la vida moderna.
También los materiales se han ido adaptando a los usos actuales, con la paja que deja espacio al más basto pero más uniforme asfódelo, o incluso a la rafia sintética. Ésta ha sido a veces utilizada en lugar de la palma enana, durante los periodos que esta materia prima ha aumentado mucho de precio, o también por razones de índole decorativa. Los dibujos y decoraciones se pueden también realizar con rafia de colores, en lugar de fibras naturales, seleccionada según las tonalidades y otras características.
Las distintas técnicas de trenzado y los objetos producidos con éstas están expuestos en el Museo del Trenzado Mediterráneo, que está alojado en las salas del Castillo. El conocer las técnicas y los materiales vinculados a la tradición también puede ser útil como ayuda para la compra del verdadero producto manufacturado artesanal hecho como es debido.