Textil

Textil

Los tapetes sardos son de origen muy antiguo y forman la parte que más destaca en importancia de toda la producción artesanal de la isla. Son cubrecajas, pues su principal función siempre ha sido la de cubrir el arca nupcial.
En los elementos decorativos de los cubrecajas predominan los motivos en forma de flor de ocho pétalos, de la que parten cuatro pistilos que llegan hasta el centro de los otras flores vecinas. Este motivo se repite en toda la superficie de la tela, se trata de un motivo encerrado, tanto por arriba como por abajo, por dos orlas que representan animales estilizados o contienen motivos heráldicos alineados. Otro elemento característico es la estilización del coral, repetido también en las tramas de los bordados; en otros tapetes se repiten, por todo el ancho de la tela, orlas dispuestas transversalmente, con motivos alineados decorativos que representan pájaros o figuras femeninas.
En la zona de Sassari y en todo el norte de la isla, el tapete es diferente de otros producidos también localmente en Cerdeña: se usa poco la fauna y se deja lugar para una decoración fastuosa, con espirales y amplios espacios, que se extienden verticalmente por todo el cubrecaja. En el centro de la composición están los pavos reales y animales imaginarios, estando todo el conjunto encerrado por ricas orlas que abarcan los cuatro lados del rectángulo. Raramente la alfombra sarda se presenta con el espacio central libre de elementos decorativos, pues una de las características que distinguen el cubrecaja sardo es la de que rellena y decora todo el tejido, como si se tratara de un tapiz.
La decoración de los cubrecamas es de un estilo más libre de la de los cubrecajas , son más simples y de colores menos vivos. En la zona de Sassari los cubrecamas son generalmente elaborados con lana anudada y gruesa, tanto que casi parece un bajorrelieve; el esquema decorativo es parecido al de los tapetes realizados en la misma zona, con pocas tonalidades de color obtenidas con pigmentos de origen vegetal.
El encaje sardo tiene unas peculiares características que lo distinguen de los otros. En losencajes a menudo se encuentran motivos sencillos y decorativos extraídos de la fauna y de la flora local, o los mismos símbolos reproducidos en los cubrecajas y cubrecamas. La producción de encajes varía de zona en zona, la técnica es común pero los motivos son diferentes, constituyendo el estilo de una determinada escuela. La continua repetición de los motivos representados es lo que distingue la producción sarda de la de otras regiones.
Las telas bordadas son otra de las actividades artesanales características de Cerdeña, con una variedad de motivos decorativos bordados en el tejido más rica de la que se encuentra en los tapetes.